En la busqueda de un mayor deseo

Por: Oscar Eduardo Sánchez Rent

Desde la antigüedad, la humanidad a buscado diversas formas de incrementar el apetito y el estímulo sexual, con el fin de fortalecer los lazos de amor con su pareja. En la actualidad, se conoce un gran surtido de alimentos, bebidas y medicamentos que, quizás, ayudan a obtener una sexualidad más fructífera, para despojar la cotidianeidad que fastidia a millones de parejas en el mundo. A este gran surtido se le conoce como “afrodisíacos”. Se les llama así por Afrodita, la diosa griega del amor, porque se le atribuye todo lo relacionado con la atracción sexual.

Para comprender un poco más de ellos, la Psicóloga y Sexóloga, Ana Judith Oliva Arámbula, nos dice que es necesario conocer las fases de la respuesta sexual; la primera, es conocida como el deseo, se genera mediante una estímulo erótico, la mayoría de los varones encuentran más efectivo la vista y para la mayoría de la mujeres, es más efectivo el oído y el tacto. La segunda fase sería la excitación, donde hombres y mujeres presentan cambios  en sus órganos reproductores. Después, la fase de la meseta, que es el punto máximo de la excitación, apunto de llegar al orgasmo. Continua, la fase del orgasmo, también conocido como clímax, en esta fase se presentan cambios en la presión arterial, la frecuencia del pulso, la respiración, la acumulación de tejidos especiales con sangre y la liberación explosiva de tensión nerviosa, se caracteriza, principalmente, por contracciones musculares en la zona pélvica. Por último, nos encontramos con la fase de resolución, donde todo regresa al estado natural.

Diferentes afrodisíacos, funcionan estimulando algunos sentidos en la fase del deseo y la excitación, otros ayudan a prolongar la meseta. Diferentes Nutriólogos, han demostrado que una excelente nutrición ayuda a obtener, al 100%,  la respuesta sexual. Cabe recalcar, que aún no existe una comprobación científica o médica sobre la eficacia de los diferentes afrodisíacos.

“La mayoría de las aseveraciones en relación con los afrodisíacos, se fundamentan más en leyendas populares que en bases científicas. Los pretendidos estimulantes sexuales no aumentan el apetito sexual, a menos que exista algún componente psicológico de sugestión que pudiese estimularlo y aumentar, momentáneamente, la capacidad y el poder sexual”, comenta Ana Oliva

Algunos alimentos tienen la fama de estimular el apetito sexual, una de ellas es por la rareza o novedad y, la segunda,  por la “teoría de las similitudes”, la cual dice que el poder sexual puede recuperarse al comer alimentos que tengan parecido con los órganos sexuales. Tal es el caso, por ejemplo, del plátano y las ostras. Bastantes personas, tienen la creencia de que el ostión posee propiedades estimulantes del apetito sexual, pero un análisis químico demostró que consiste de 75% de agua, 10% de proteínas, 10% de carbohidratos, y algunas pequeñas cantidades de grasas y minerales, ninguno de estos compuestos puede afectar el rendimiento sexual. En el Kama Sutra, se dice que consumir leche y miel, pueden incrementar el vigor sexual, por su gran contenido energético. El chocolate, es el afrodisíaco más famoso, por su acción antidepresiva, y podemos seguir enlistando alimentos naturales como el cacahuate, el apio, la avellana, la canela, la menta, el aguacate, la fresa, etc.

En los fármacos, el principal supuesto estimulante sexual, es el alcohol. Se supone que éste impulsa el apetito sexual, pero cuando se abusa de su consumo, sucede los contrario, afecta la respuesta sexual, anula las fases, retarda los reflejos y dilata los vasos sanguíneos. Otro fármaco, es la cantaridina, provoca la erección del pene, sin embargo, inhibe el apetito sexual. La yohimbina, el hachís, el opio, la morfina, la cocaína, la mariguana y el LSD, ayudan con las disfunciones sexuales pero, al ingerirlas en gran cantidad, tienen el efecto opuesto.

Los andrógenos y estrógenos, son hormonas que pueden aumentar el apetito sexual y el rendimiento en hombres y mujeres, siempre y cuando, exista un diagnóstico y una supervisión médica.

Existen también los anafrodisíacos o antiafrodisíacos, disminuyen el interés y apetito sexual. Se constituyen por el uso del nitrato de potasio y algunos fármacos para el tratamiento de la hipertensión. Hace miles de años, se creía que caminar descalzos y baños con agua fría funcionaba como un método anafrodisíaco. Ahora, uno de los principales, es el cigarro, la nicotina inhibe el olor de las feromonas, sustancia natural que tenemos varones y mujeres que nos hace atractivos sexualmente. También, el tabaco genera disfunción eréctil en los hombres e infertilidad en las mujeres.

La Sexóloga, nos comenta que el mejor afrodisíaco es ver, sentir y percibir el deseo y la excitación de tu pareja, ya que en muchas parejas la relación erótica se ve obligada. Se recomienda a las parejas preocuparse por su salud física y mental, para lograr la satisfacción y plenitud sexual. En una pareja donde la relación erótica es satisfactoria, se refleja en las demás áreas de la relación, como la intimidad afectiva, la comunicación, el respeto, la confianza, fidelidad, etc. La mejor manera de perder el deseo sexual es con el estrés cotidiano, la monotonía, la inestabilidad emocional, la inseguridad, el desinterés por la apariencia física y las disfunciones sexuales generadas por causas psicológicas, entre otras más.

“Otro afrodisíaco importante, que muchas personas comentan, en la relación de pareja, es “la actitud” en el erotismo, es decir, sentirse sexy, el ser sensual, el disfrutar de la actividad erótica para mantener el deseo y el interés”, dice la Sexóloga.

Existe un día del año para festejar el amor y la amistad, pero creo, fielmente, en que cada día debemos trabajar por mantener el amor en la relación de pareja, el deseo sexual y el interés, esto puede lograrse primeramente con una comunicación efectiva sobre su sexualidad con la pareja, ser creativos, quitarnos mitos y prejuicios que entorpecen nuestro desempeño sexual. No olviden los cumplidos, los detalles, el buen trato y sobre todo uno de los valores universales más importantes y que es básico en la relación sexual: el respeto. Concluyó.

Anuncios
Comments
One Response to “En la busqueda de un mayor deseo”
  1. Silvia Guzik dice:

    SOLO ……..QUE EXPRESSSSIIIIIIOOOOONNNNN.
    FELICIDADES.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: